vídeo corporativo

Cómo hacer buenos vídeos corporativos y explicativos

By 10/12/2015 enero 12th, 2016 No Comments

Independientemente de la envergadura de la empresa, sea ésta una gran compañía, una pyme o un pequeño negocio, es posible (y necesario) realizar buenos videos corporativos y explicativos porque, realmente, no es demasiado complejo.

Ahora, si se trata de startups y de emprendedores, sí que es necesario hacer el esfuerzo financiero necesario para realizar un buen video, teniendo en cuenta que, precisamente, son los más interesados (y necesitados) en divulgar las bondades de sus productos y servicios innovadores.

Siempre y cuando, eso sí, se tengan en cuenta ciertas directrices técnicas, podremos lograr un resultado, con el cual llevar a cabo una efectiva campaña de video-marketing.

Algunas técnicas imprescindibles a tener en cuenta

En primer término, y esto es muy importante, es necesario que el video no sea muy largo. Un error frecuente que, infortunadamente, cometen muchas empresas, es gravar videos corporativos (y explicativos) de una duración excesiva, lo que aburre al usuario.

Los buenos videos corporativos jamás deberán durar más de tres o cuatro minutos y, en casos excepcionales y en los que sea absolutamente necesario, podrán llegar hasta los cinco minutos.

En segundo término, es imprescindible no abusar del lenguaje técnico. De lo contrario, el espectador lo encontrará de lo más aburrido y vendrá el tan nocivo efecto rebote, esto es, que el usuario abandonará nuestro sitio web o nuestros perfiles en las redes, de manera casi que inmediata, para buscar otras opciones.

El leguaje debe ser comercial y didáctico, de tal manera que sea sencillo y ameno seguirlo hasta que finalice. Así, muy seguramente, será compartido que es lo que, en última instancia, se pretende para que sea una especie de germen de su divulgación masiva (viralidad).

La gran importancia de realizar un buen guión previo

Jamás deberemos improvisar. Es necesario pensar muy bien qué es lo que deseamos decir y en qué orden. Debemos ir escribiendo, a medida que vayan surgiendo las ideas y, de paso, ensayarlo una y otra vez.

Además de lo anterior, es preciso calcular muy bien el tiempo que nos vamos a tardar, porque, lo más normal, es que todo nos parezca importante y el video resultará, excesivamente, largo.

Si eliminamos lo que sea superfluo, obtendremos un resultado bien sintetizado, para que alcancemos un resultado condensado y eficaz.

En lo que respecta, esta vez, a las características específicas del guión, tenemos que deberá llevar las siguientes fases.

Antes que nada, es necesario plantear un problema. Si la audiencia se ve reflejada en el problema mismo, se facilitará esa empatía que tan necesaria es, a la hora de los buenos videos corporativos.

Es posible, por ejemplo, empezar con una historia (que sea muy corta, por supuesto) en la que el personaje tenga el mismo problema de la audiencia, de tal manera que ésta experimente las mismas emociones que el personaje protagónico y, por ende, querrá saber cuál es la solución.

A propósito de la solución, tenemos que debe ser propuesta con el producto/servicio que deseamos promocionar. Sería conveniente, también, plasmar una breve explicación sobre cómo surgió la idea de solucionar el específico problema. 

Ahora, en lo que tiene que ver con el funcionamiento, tenemos la parte fundamental del video. La explicación adecuada y clara (pero corta) del funcionamiento del producto/servicio es básica y, más aún, si explicamos las ventajas sobre las soluciones que propone la competencia. 

En los buenos videos corporativos, es crucial que nos adelantemos a nuestros competidores. Ese es el fin último, para que logremos posicionar el producto o el servicio en el mercado, lo más rápido que sea posible.

Por último, es necesario plasmar una conclusión que sea corta, contundente y penetrante en las emociones de la audiencia.

Otros aspectos clave de los buenos videos corporativos

Para que el video sea fácil de entender y, además, corto, debemos omitir las frases largas y reemplazarlas por expresiones concisas y claras.

Insistimos, una vez más, en la importancia del guión, para decir que debemos saber qué es lo que pretendemos explicar y cuál es la mejor manera para que la retención de la audiencia sea alta.

Otro factor bastante relevante, consiste en que debemos dirigirnos a la audiencia correcta. Así las cosas, si utilizamos terminología que le es ajena a nuestro target, no habrá una comunicación adecuada y poco estaremos haciendo por realizar  buenos videos corporativos.

De otro lado pero en el mismo sentido conceptual, tenemos que el video debe ser divertido, de cara a atraer la atención. Y, si le plasmamos un poco de humor sutil (si la temática lo permite), los niveles de recordación (retención) serán mucho más altos.

Otra estrategia importante, consiste en incitar a la audiencia a interactuar con nosotros, sobre las calidades y condiciones del producto o servicio.

En lo que tiene que ver con la iluminación y la modulación de la voz, digamos que son otros elementos fundamentales para realizar  buenos videos corporativos.